Mandarina y la poción de ciruelas, de Horacio Alva


Abril 2012
Texto: Horacio Alva
Ilustraciones: Roxana Comerón
12 páginas
18x24 cm.
Poesía
Letra imprenta minúscula

Mandarina es una bruja muy olvidadiza y todos sus hechizos terminan mal. Sócrates, su búho asistente, es quien más sufre los experimentos de la bruja, hasta que un día sucede algo inesperado.



Mandarina y
la poción de ciruelas



Había una vez una bruja
llamada Mandarina.
Tenía un despertador sin agujas
y una escoba con bocina.

Estudio magia y encantamientos
en una escuela a distancia.
En libros gordos invirtió su tiempo
con tal de espantar la ignorancia.

Sin embargo, poco aprendió de hechizos,
por distraída cada receta olvidaba:
¡convirtió a un príncipe en chorizo
y a un sapo en empanada!

Pero sin duda los peores tormentos
los sufrió Sócrates, su búho asistente:
ensayaba con él cada invento
que el pobre soportaba paciente.

¿Dormir? Apenas y cuando podía.
Mandarina no le daba descanso,
algunos días lo convertía en hormiga
y algunas noches en garbanzo.

Por eso y sin necesitar adivinación
nada bueno en su futuro imaginó,
y queriendo encontrar una solución,
a la bruja Sócrates le habló:

“Mire doña Mandarina
—dijo con educado hablar—
me cansé de su magia fina
y por lo tanto le voy a solicitar…

Esconda su varita de magia
en el ropero y bajo llave
no me hace ninguna gracia
que me hechice, a ver qué sale…”

Y así bruja y búho pasaban la vida,
entre encantos y desencantos,
aunque Mandarina lista y decidida
a escondidas un plan fue tramando.

“¿Qué ocurriría —pensó malévola—
si a este asistente malhumorado
le doy mi secreta poción de ciruelas?
Seguro lo convierto en mi amor soñado…

Por fin tendré un elegante novio
y daré celos a todas las brujas…
De todas, soy la más linda, obvio,
¡la Reina de las Marujas!”

Y una tarde, Mandarina disimulada,
la poción de ciruela a Sócrates dio.
Éste desmayado cayó de espaldas
y de nada más se acordó.

Pobre búho cuando despertó:
no tenía alas, ni plumas, ni pico.
Y eso no es lo peor:
¡luce ahora un terrible hocico!

“¡Qué horror!” Mandarina dijo en llanto
y con susto agregó:
“¿Qué hago con este espanto?”.
“Oink… Oink…” Sócrates respondió.

Y desde ese momento sucedió
que el hechizo jamás supo deshacerse,
aunque a Sócrates poco le importó,
como chancho, estaba feliz de verse.

Dejó de volar a la luz de la luna
y nadar en barro su gran pasión.
De su cola desaparecieron las plumas
y brotó un rulo pequeño y retozón.

“¿Me lo como a la parrilla?”,
pensó la bruja con resignación.
“Es mi peor pesadilla,
quería un novio… ¡No un lechón!

Y después de mucho meditar
en qué hacer con aquel cerdito:
“Lo mejor será condimentar,
con cebollas y ajo… mmm… ¡Qué rico!”.

Y una cacerola al fuego colocó
tres patas de rana… dos muelas.
“¿Qué más le agrego?”, se entusiasmó,
“¡ah, la poción de ciruelas!”.

Y la muy distraída no recordó
el horrendo poder de aquella poción.
La falta de memoria no es un don
cuando te hace olvidar la lección.

Cantando comenzó a agitar
el puchero que espantoso olía
y con la cuchara empezó a saborear
sin sospechar lo que le pasaría.

Pero al final no hubo tiempo de nada,
Mandarina pronto comenzó a tiritar
hasta caer al suelo despatarrada…
Y jamás, como bruja, volvió a despertar.

Y así, convertida en bella cerdita,
felizmente el amor soñado encontró.
En el pasado quedó su mágica varita porque
ese mismo día, con Sócrates se casó.



(c) Horacio Alva (2012)



¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

Visto y leído en: Rincón infantil, pág. 32, Revista Familia COOPERATIVA.
Año XLII - MAYO 2016 - # 366
Cooperativa ObreraFormato PDF

La revista (con una tirada de 80.000 ejemplares mensuales) llega a más de 50 localidades donde está presente la Cooperativa Obrera y se distribuye de manera gratuita en sus sucursales.

¸¸.•*¨♥ ☆.¸¸.★.¸¸.•´¯`•

LIBROS DEL AUTOR

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos